El lenguaje clásico y su valor atemporal