El principio del «clare loqui» y la tutela del contratante débil