Tres ingenios al servicio de un canónigo: de "La cortesana en la sierra..." a "L’infanta villana" de Carlo Celano