Angiola d’Orsi y la traducción de Amor, honor y poder