Nadie fíe su secreto, de Pedro Calderón de la Barca