La Banalidad de la Perdida Intelectual