Un obsequio muy peculiar: El Museo de Arte Italiano de Lima