La prosa de Bernal Díaz del Castillo: un reto de traducción