« La reescritura de las situaciones judiciales: Calderón ante la primera versión de El médico de su honra »