“Un pícaro como yo”: la picaresca y el arte de fingir