Las políticas de la UE para la prevención del extremismo violento: ¿un nuevo paradigma de acción?