Stefano Arata y el hispanismo italiano, veinte años después