El jesuita como mediador cultural