Los desagravios de Cristo: Cubillo y la destrucción de Jerusalén