Una reelaboración dramática: de El señor de Noches buenas a El invisible príncipe del Baúl