«Acquiescentia in se ipso» y constitución imaginaria del «Sí mismo»